Novedades en el tratamiento farmacológico de la obesidad

Ali Al-SHALEEL, Jad BISSAR, Barbara HERSANT, MD PHD.

Lugar de MAO (medicamentos contra la obesidad)

INTRODUCCIÓN 

La obesidad está reconocida como una de las principales pandemias del siglo XXI.e contribuyendo a un aumento de la morbilidad, la mortalidad y la carga de los costes sanitarios. 
El sobrepeso y la obesidad se definen en laOrganización Mundial de la Saludé(OMS) como un IMC de 25-29,9 kg/m2 y un IMC ≥ 30 kg/m2respectivamente. 
Los modelos predictivos sugieren ahora que la prevalencia aumentará a uno de cada dos adultos en 2030. 
En todo el mundo, uno de cada cinco adultos es obeso. 
El estudio Global Burden of Disease informa de que el sobrepeso y la obesidad son el cuarto riesgo de muerte en todo el mundo, y más de 4,7 millones de adultos mueren cada año como consecuencia del sobrepeso o la obesidad. 
La obesidad es un importante factor de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares (ECV), diabetes tipo 2 (DMT2), trastornos musculoesqueléticos y varios tipos de cáncer. 
Las asociaciones entre la obesidad, la obesidad central (aumento del perímetro de la cintura, en particular la grasa intraabdominal / visceral) y los riesgos de enfermedades cardiometabólicas, así como la apnea obstructiva del sueño, el asma y la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD) están bien establecidas. 
Las citocinas secretadas por los adipocitos viscerales, entre ellas la interleucina-6, el factor de necrosis tumoral alfa, la resistina y el inhibidor de la activación del plasminógeno-1, se han implicado en la patogénesis de estas enfermedades, en parte por promover estados locales y sistémicos de inflamación y trombosis. 
Una reducción del peso corporal de 5 a 10 % reduce considerablemente los fabricantes inflamatorios y protrombóticos crónicos, así como la incidencia de la enfermedad. 

Lugar de MAO (medicamentos contra la obesidad)

PRINCIPIOS DE FARMACOTERAPIA PARA LA OBESIDAD.

Al igual que ocurre con otras enfermedades crónicas, el tratamiento inicial del sobrepeso y la obesidad se centra en cambios sostenibles en la nutrición, la actividad física y el comportamiento que han demostrado reducir el peso y el riesgo cardiometabólico. 
Sin embargo, las intervenciones sobre el estilo de vida que incluyen la restricción calórica y/o el control de las porciones por sí solas son insuficientes para mantener la pérdida de peso a largo plazo en la mayoría de los pacientes, ya que entre un tercio y dos tercios del peso perdido se recupera al año de finalizar el tratamiento y >95 % del peso se recupera a los 5 años. 
Para los pacientes que no han logrado una pérdida de peso clínicamente significativa, definida como ≥ 5 % del peso basal [16] tras 6 meses de intervenciones sobre el estilo de vida, organizaciones profesionales como La sociedad de la obesidad, l'Sociedad de Endocrinología y elAsociación Americana de Endocrinólogos Clínicossrecomiende MAO (medicamentos contra la obesidad) para personas con un IMC ≥ 30 kg/m2 o un IMC ≥ 27 kg/m2 con comorbilidades. 
Para los profesionales sanitariosé que utilizan farmacoéLos siguientes principios básicos pueden aplicarse a las estrategias de control del pesoés en mente: 
Tratamiento de por vida : Dado que la obesidad es una enfermedad crónica, la farmacoterapia debe prescribirse con la intención de utilizarla de por vida y como parte de un plan de tratamiento integral que incluya nutrición, actividad física y asesoramiento conductual.
La interrupción de un AOM conduce a menudo a una recuperación del peso. 
Las MAO afectan a las vías fisiopatológicas que conducen a la obesidad: La farmacoterapia actual para la obesidad se dirige a las alteraciones neurohormonales subyacentes que provocan el aumento de peso e impiden una pérdida de peso sostenida.
Los cambios hormonales en respuesta a la pérdida de peso inducida por la dieta, como la reducción de la hormona anorexígena leptina y el aumento de la hormona orexigénica grelina, crean un entorno fisiológico propicio para que el organismo vuelva a su punto de referencia de peso corporal más elevado previamente establecido.
Otras respuestas adaptativas a la pérdida de peso inducida por la dieta que afectan al gasto energético, incluida la reducción de la tasa metabólica basal, también comprometen el mantenimiento de la pérdida de peso. 
Tratamientos bénépeso y comorbilidades.és : los objetivos del tratamiento de la obesidad son la prevención primaria, secundaria y terciaria, es decir, prevenir el desarrollo o la exacerbación de la obesidad y sus complicaciones. Por ejemplo, en los ensayos de fase 3 de los IMAO se han notificado sistemáticamente mejoras en los factores de riesgo cardiometabólico y una reducción del riesgo de diabetes. 
Espere un hétérogénéité en el répérdida de peso: Los ensayos de fase 3 han demostrado sistemáticamente que los AOM conducen a una pérdida de peso significativamente mayor que el placebo cuando se combinan con modificaciones del estilo de vida.
La eficacia media de estos estudios varía entre 5 y 10 % de pérdida de peso corporal total.
Sin embargo, como ocurre con cualquier tratamiento médico, se ha descrito una importante variabilidad interindividual en la respuesta, incluida la posibilidad de no perder peso (no respondedores) a una pérdida de peso de 20 % o más. 

HISTORIA DE LOS FÁRMACOS CONTRA LA OBESIDAD 

El desarrollo de los OAM se remonta a la década de 1940, antes de las normas y reglamentos estándar de la FDA con los que estamos familiarizados hoy en día. 
En la década de 1940, la aprobación de un medicamento sólo requería una prueba de eficacia superior a la del placebo.
La evaluación de los beneficios frente a los riesgos en investigaciones controladas no fue un requisito hasta que se aprobó la enmienda Kefauver-Harris en 1962. 
Aprobación del primer MAO, la deoxyefedrina, en 1947condujo al desarrollo de una serie de derivados anfetamínicos para la pérdida de peso, todos los cuales han sido retirados del mercado como consecuencia de esta modificación. 
Desde que la FDA adoptó normativas más estrictas y pruebas de eficacia clínica, sólo unos pocos de los IMAO aprobados recientemente han sido retirados del mercado estadounidense por motivos de seguridad. 

Mémedicamentos antiobésité rérecordó recientementeés por la FDA.

Tabla I. Fármacos aprobados por la FDA para el control del peso.

Orlistat (Xenical)

Orlistat (marca comercial Xenical®) está aprobado para el tratamiento de la obesidad en adultos y adolescentes (de 12 a 16 años).
Favorece la pérdida de peso al inhibir las lipasas gastrointestinales, reduciendo así la absorción de grasas en el tracto gastrointestinal. 
Por término medio, 120 mg de Orlistat tomados tres veces al día reducirán la absorción de grasa en 30%.
Se ha demostrado que el orlistat es más eficaz para inhibir la digestión de las grasas de los alimentos sólidos que de los líquidos.
El orlistat a una dosis inferior de 60 mg 3 veces al día (nombre comercial Alli) está aprobado para su uso sin receta en Estados Unidos. 
Seguridad y efectos secundarios
Los efectos secundarios gastrointestinales de Orlistat, como heces grasientas/aceitosas, urgencia fecal, manchas aceitosas, aumento de la defecación, incontinencia fecal, flatulencia con secreción y evacuación aceitosa, son las principales razones para interrumpir el tratamiento. 
Estos síntomas suelen ser de leves a moderados y su frecuencia disminuye con el uso prolongado del fármaco. 
La administración de Orlistat con mucilloide de psilio redujo la incidencia de efectos secundarios gastrointestinales a 29 % con psilio frente a 71 % sin psilio. 
El orlistat puede reducir la absorción de las vitaminas liposolubles A, D, E y K, lo que puede paliarse con la administración por separado de suplementos vitamínicos. 
 

Fentermina/topiramato (Qsymia®) 

La combinación de fentermina + topiramato de liberación prolongada en un solo comprimido (nombre comercial Qsymia®) fue aprobada por la FDA en 2012 como tratamiento a largo plazo de la obesidad en adultos con un IMC ≥ 30 kg/m2 o un IMC ≥ 27 kg/m2 con al menos una comorbilidad relacionada con el peso. 
Se cree que la fentermina favorece la pérdida de peso al aumentar la liberación de noradrenalina y disminuir su captación en los núcleos hipotalámicos, lo que conduce a una reducción de la ingesta de alimentos. 
También actúa como agonista adrenérgico, activando el sistema nervioso simpático. 
Fentermina/topiramato está disponible en 4 dosis: 3,75/23 mg (dosis inicial), 7,5/46 mg (dosis mínima de tratamiento), 11,25/69 mg o 15/92 mg (dosis máxima de tratamiento) al día. 
Seguridad y efectos secundarios 
Fentermina-topiramato no se recomienda en pacientes con antecedentes cardiacos significativos, como enfermedad arterial coronaria e hipertensión no controlada. 
Sin embargo, en personas sin cardiopatía coronaria y con hipertensión bien controlada, se considera seguro utilizar este medicamento con un control regular de la tensión arterial. 
La exposición a fentermina/topiramato conlleva un mayor riesgo de labio leporino o paladar hendido en lactantes expuestos a la combinación de fármacos durante el primer trimestre del embarazo.
Las mujeres en edad fértil deben someterse a una prueba de embarazo antes de empezar a tomar el medicamento y utilizar métodos anticonceptivos mientras lo toman. 
Los médicos que prescriban fentermina-topiramato y los farmacéuticos que lo dispensen deben registrarse para obtener un stratégie d'éevaluación y atténuación (REMS)Esto incluye información sobre la dosis, el seguimiento durante el tratamiento y los efectos secundarios. Este medicamento también está contraindicado en pacientes con hipertiroidismo, glaucoma y en pacientes que hayan tomado inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) en un plazo de 14 días. 
El topiramato puede aumentar el riesgo de acidosis y cálculos renales, por lo que debe utilizarse con precaución en pacientes que ya hayan tenido cálculos. 
 

Bupropión/naltrexona (Contrave®) 

La pastilla combinada de bupropión y naltrexona (nombre comercial Contrave) fue aprobado por la FDA para la pérdida de peso en septiembre de 2014. 
El bupropion es un inhibidor de la recaptación de dopamina y noradrenalina que favorece la activación de las vías centrales de la melanocortina.
La naltrexona es un antagonista de los receptores opioides que reduce el bucle de retroalimentación autoinhibitorio de los receptores mu-opioides en las neuronas hipotalámicas anorexígenas activadas por el bupropión, lo que permite una pérdida de peso sostenida. 
El bupropión/naltrexona se presenta en forma de comprimidos que contienen 90 mg de bupropión HCl clorhidrato de liberación prolongada y 8 mg de naltrexona HCl.
La dosis inicial recomendada es de 1 comprimido al día, incrementándose en 1 comprimido cada semana hasta alcanzar una dosis total de 2 comprimidos dos veces al día (dosis diaria total : bupropion 360 mg/naltrexona 32 mg). 
Seguridad y efectos secundarios 
Los efectos secundarios más frecuentes de bupropión/naltrexona son náuseas/vómitos, estreñimiento, dolor de cabeza, mareos, insomnio y sequedad de boca. 
Las interacciones medicamentosas incluyen inhibidores de la MAO (uso durante o en los 14 días siguientes a la administración), opioides y agonistas opioides (incluidos los agonistas parciales) que son inactivos en presencia de naltrexona, y la interrupción brusca del alcohol, benzodiazepinas, barbitúricos o fármacos antiepilépticos que pueden aumentar el riesgo de convulsiones.
Bupropión/naltrexona debe evitarse en pacientes con hipertensión no controlada, antecedentes de convulsiones, antecedentes de bulimia o anorexia nerviosa y en pacientes que toman narcóticos para el control del dolor. 
La FDA recomienda vigilar a los pacientes por si empeoran o aparecen pensamientos o conductas suicidas. Las mujeres en edad fértil deben someterse a una prueba de embarazo antes de empezar a tomar el medicamento y utilizar métodos anticonceptivos mientras lo tomen. 

Liraglutida 3.0 (Saxenda®) 

Liraglutida 3,0 mg (nombre comercial Saxenda) fue aprobado por la FDA en diciembre de 2014 para la obesidad en adultos y ha demostrado su eficacia en adolescentes de 12 a <18 años. 
La liraglutida es un análogo del péptido-1 similar al glucagón (GLP-1) que activa el receptor del GLP-1. 
En estudios con animales, la administración periférica de liraglutida provoca la captación en regiones específicas del cerebro que regulan el apetito, incluidos el hipotálamo y el tronco encefálico. 
Un estudio a corto plazo (5 semanas) en sujetos obesos no diabéticos demostró que la liraglutida 3,0 mg/día suprimía la ingesta aguda de alimentos, el hambre subjetiva y el vaciado gástrico retardado. 
El gasto energético de los sujetos tratados con liraglutida 3,0 mg/día disminuyó, asociado a la pérdida de peso, lo que puede reflejar una adaptación metabólica a la pérdida de peso. 
Seguridad y efectos secundarios 
Los síntomas gastrointestinales, como náuseas, vómitos y dolor abdominal, fueron la razón más común para que los sujetos se retiraran del tratamiento. Pruebas de ESCALA. 
En un análisis secundario de estos ensayos, el tratamiento con liraglutida 3,0 produjo un aumento reversible independiente de la dosis de la actividad amilasa/lipasa (7 % para la amilasa y 31 % para la lipasa). 
Trece sujetos (0,4 %) en el grupo de liraglutida 3,0 frente a uno (0,1 %) con placebo desarrollaron pancreatitis, pero casi la mitad de ellos también presentaban signos de cálculos biliares. 
Aunque el tratamiento con liraglutida mostró mejoras en la presión arterial y los niveles de lípidos, se observó que aumentaba la frecuencia cardiaca una media de 2 latidos/min en personas con diabetes. 
Los estudios en animales con liraglutida que mostraron una asociación con el cáncer medular de tiroides dieron lugar a advertencias en el etiquetado de la FDA. 
Aunque no se ha determinado la relevancia de esta observación en humanos, los antecedentes personales o familiares de cáncer medular de tiroides o de neoplasia endocrina múltiple tipo 2 (MEN 2) se consideran una contraindicación para el tratamiento con este fármaco. 
Las mujeres en edad fértil deben someterse a una prueba de embarazo antes de empezar a tomar el medicamento y utilizar métodos anticonceptivos mientras lo toman. 

 

Setmelanotida (Imcivree®) 

La setmelanotida (nombre comercial Imcivree®) es un agonista del receptor de melanocortina-4 (MC4R) que fue aprobado por la FDA en noviembre de 2020 para el tratamiento de la obesidad monogénica debida a la deficiencia de pro-opiomelanocortina (POMC), proproteína convertasa subtilisina/kexina tipo 1 (PCSK1) o receptor de leptina (LEPR) en personas de 6 años o más. 
La unión de la leptina a su receptor provoca la escisión intracelular del péptido POMC por la PCSK1 en hormona estimulante de los melanocitos alfa (aMSH), que es el agonista endógeno del MC4R. 
Las deficiencias en esta vía se manifiestan clínicamente como hiperfagia, retraso del desarrollo puberal, obesidad y resistencia a la insulina en individuos homocigotos o heterocigotos compuestos para mutaciones deletéreas en POMC que también presentan insuficiencia suprarrenal e hipopigmentación.
La setmelanotida se administra en forma de inyección subcutánea una vez al día, comenzando con 2 mg al día en pacientes de 12 años o más y 1 mg al día en pacientes de 6 a menos de 12 años. 
La dosis puede aumentarse hasta un máximo de 3 mg al día en función de la tolerancia y la eficacia. 
Seguridad y efectos secundarios 
Las reacciones adversas más frecuentes fueron reacciones en el punto de inyección, hiperpigmentación y náuseas. 
No se observaron cambios clínicamente significativos en la frecuencia cardiaca ni en la presión arterial.
En los hombres se produjeron erecciones espontáneas del pene. 
Aunque el fabricante advierte contra la ideación suicida y la depresión, el ensayo de fase 3 informó de un caso de ideación suicida no presente al inicio del tratamiento y de ningún empeoramiento de la depresión relacionado con el tratamiento.

 

Semaglutida 2,4 (Wegovy®) 

La Sémaglutida 2,4 mg (nombre comercial Wegovy) fue aprobado por la FDA para el tratamiento de la obesidad en adultos en junio de 2021. 
La semaglutida es un análogo del GLP-1 de acción prolongada que se administra mediante inyección subcutánea semanal en dosis de 0,25 mg, 0,5 mg, 1,0 mg, 1,7 mg y 2,4 mg. 
Favorece la pérdida de peso por múltiples mecanismos, entre ellos la ralentización del vaciado gástrico, reduciendo así el hambre y la ingesta de energía, además de los efectos anorexígenos directos sobre el cerebro que conducen a una mayor saciedad. 
Seguridad y efectos secundarios 
Los acontecimientos adversos más frecuentes en los ECA de fase 3 de semaglutida 2,4 mg fueron náuseas, diarrea, vómitos y estreñimiento. En el ensayo STEP 1, estos efectos secundarios gastrointestinales se produjeron con mayor frecuencia en las personas que recibieron semaglutida en comparación con placebo (74,2 % frente a 47,9 %). 
Sin embargo, la mayoría de ellos eran de gravedad leve a moderada. 
Se produjeron acontecimientos adversos graves en 9,8 % de los que recibieron semaglutida frente a 6,4 % de los que recibieron placebo. 
Los acontecimientos adversos graves incluyeron trastornos gastrointestinales graves (1,4 % con semaglutida frente a 0 % con placebo), trastornos hepatobiliares (1,3 % con semaglutida frente a 0,2 % con placebo), trastornos de la vesícula biliar (2,6 % con semaglutida frente a 1,2 % con placebo) y pancreatitis aguda leve (0,2 % con semaglutida frente a 0 % con placebo). 
En todos los ECA, los participantes experimentaron un aumento medio de la frecuencia cardíaca de 1-4 latidos por minuto (lpm); 26 % de los que recibieron semaglutida frente a 16 % de los que recibieron placebo tuvieron un aumento de la frecuencia cardíaca de 20 lpm o más. 
Entre los pacientes con DMT2, se produjo hipoglucemia en 6,2 % de los pacientes tratados con semaglutida frente a 2,5 % de los pacientes tratados con placebo. 
Al igual que la liraglutida, la semaglutida está contraindicada en pacientes con antecedentes personales o familiares de carcinoma medular de tiroides o síndrome de neoplasia endocrina múltiple de tipo 2. 
En roedores, la semaglutida causó tumores tiroideos de células C, pero no se han relacionado casos humanos con el uso de semaglutida. 
Las mujeres en edad fértil deben someterse a una prueba de embarazo antes de empezar a tomar el medicamento y utilizar métodos anticonceptivos mientras lo toman. 
Semaglutida 2,4 mg debe suspenderse al menos 2 meses antes de la concepción, de acuerdo con las recomendaciones del fabricante. 

 

Gelesis 100 (Plenitud®) 

Gelesis 100 (Plenity) es el primer OMA aprobado por la FDA para adultos con sobrepeso (IMC 25-40 kg/m2) con o sin comorbilidades. 
Gelesis 100 es una matriz de hidrogel compuesta de celulosa modificada reticulada con ácido cítrico. 
Su mecanismo de acción consiste en absorber agua para ocupar alrededor de una cuarta parte del volumen medio del estómago, favoreciendo la saciedad. 
Dado que logra su objetivo principal a través de un modo de acción mecánico, se considera un dispositivo más que un fármaco, y no tiene efecto sistémico. 
Una dosis consiste en tres cápsulas orales (2,25 g/dosis) ingeridas con 500 mL de agua 20-30 minutos antes de la comida y la cena. 
Seguridad y efectos secundarios 
Los efectos secundarios debidos a Gelesis 100 suelen ser gastrointestinales, incluyendo distensión abdominal, deposiciones poco frecuentes o dispepsia. 
No hubo diferencias significativas entre los grupos en cuanto a los niveles séricos de vitaminas.
Gelesis 100 está contraindicado durante el embarazo o en personas alérgicas a la celulosa, el ácido cítrico, el estearil fumarato sódico, la gelatina o el óxido de titanio. 
Debe evitarse en pacientes con anomalías anatómicas esofágicas, sospecha de estenosis o complicaciones postoperatorias que afecten al tránsito y la motilidad gastrointestinales. 
El fabricante recomienda precaución en pacientes con reflujo gastrointestinal activo. 
El impacto de Gelesis 100 sobre la absorción de otros medicamentos sólo se ha estudiado con metformina. 
La administración concomitante de Gelesis 100 con metformina en ayunas redujo la mediana del área bajo la curva (AUC) de metformina, pero no tuvo ningún efecto sobre el AUC de metformina cuando se administró con una comida. 
Se recomienda tomar Gelesis 100 con las comidas, a diferencia de la administración de otros medicamentos, que deben tomarse con el estómago vacío. 

 

FUTURO DE LOS MEDICAMENTOS PARA ADELGAZAR 

Los proveedores de servicios médicos, los responsables políticos y la industria farmacéutica reconocen cada vez más la necesidad de una farmacoterapia segura y eficaz para los pacientes con sobrepeso y obesidad. 
En la actualidad, varias MAO se encuentran en distintas fases de desarrollo. 
Moduladores peptídicos gastrointestinales duales de los receptores del GLP-1 y del polipéptido insulinotrópico dependiente del glucagón (GIP), tales como tirzepatida y el cotadutidetienen resultados de fase 2 que demuestran una pérdida de peso eficaz en poblaciones específicas. 
El bimagrumab es un nuevo MAO de primera clase que es un anticuerpo monoclonal contra los receptores de activina de tipo 2 en los mioblastos esqueléticos. 
Su ensayo de fase 2 se centró en el criterio único de valoración de la pérdida de masa grasa en lugar de la pérdida de peso corporal total. 
Con la llegada de MAOs altamente eficientes como el semaglutida 2,4 mg y nuevos agentes dirigidos específicamente a la pérdida de grasaEs probable que la farmacoterapia sea cada vez más aceptada por la sociedad y la comunidad médica para tratar la obesidad como enfermedad. 

 

HACERSE CARGO DE LA OBÉSITÉ EN FRANCIA 

La obesidad, que en 2015 afectaba al 17,2% [15,2-19,3] de la población de 18 a 74 años en Francia, es un verdadero problema de salud pública. 
Como en el resto del mundo desarrollado, el tratamiento consiste principalmente en un cambio de los hábitos alimentarios y la actividad física. 
Este tratamiento debe ser activo y multidisciplinar, con un seguimiento regular y prolongado de al menos 2 años, con el objetivo de alcanzar una pérdida de peso de 5 % en 6 meses. 
Si esto falla, a los pacientes con un IMC ≥ 35 kg/m² que sean obesos se les puede ofrecer tratamiento con un análogo de GLP1 aprobado para el tratamiento de la obesidad.2. 
Sin embargo, esta prescripción farmacológica puede ofrecerse desde el principio a los pacientes cuya obesidad comprometa su autonomía o provoque un deterioro grave de la función orgánica, y para los que los cambios en el estilo de vida sean limitados. 
En caso de fracaso de un tratamiento farmacológico bien controlado, y como último recurso, se puede ofrecer tratamiento quirúrgico a los pacientes con un IMC > 40 o a aquellos con un IMC > 35 y comorbilidades. 
Sea cual sea la técnica utilizada, es un tratamiento eficaz, con una pérdida de peso de entre 20 y 40 % que se mantiene a largo plazo, pero no deja de ser engorroso e invasivo. 
De los fármacos mencionados anteriormente, sólo tres tienen autorización de comercialización en Francia para el tratamiento de la obesidad, siempre en combinación con una dieta moderadamente hipocalórica y un aumento de la actividad física: Orlistat (Xenical), liraglutida (Saxenda) y semaglutida (Wegovy). 
De estos tres medicamentos, sólo la semaglutida (Wegovy®) es reembolsada por el seguro de enfermedad, à Tras un informe favorable de la HAS a finales de diciembre de 2022. 
Orlistat (Xenical) está indicado para el tratamiento de la obesidad (IMC≥ 30 kg/m2), o sobrepeso (IMC ≥ 28 kg/m2) asociados a factores de riesgo.
Debe interrumpirse después de 12 semanas si los pacientes no han perdido al menos 5 % de su peso inicial medido al inicio del tratamiento.
Liraglutida (Saxenda) tiene autorización de comercialización para una indicación similar a la de Wegovy (semaglutida), pero no reembolsable. 
Wegovy (semaglutida) está indicado en caso de fracaso del tratamiento nutricional (pérdida de peso de 5 % en 6 meses) en adultos de edad 35. Está reembolsado por el seguro de enfermedad. 
Sin embargo, este dictamen favorable de la HAS sigue estando condicionado a la reevaluación de Wegovy (semaglutida) en un plazo máximo de 2 años sobre la base de réResultados del estudio SELECT de fase IIIEste estudio evaluará el riesgo de eventos cardiovasculares en pacientes con sobrepeso u obesidad que ya han tenido eventos cardiovasculares (resultados disponibles en el primer trimestre de 2024). 

 

FOCUS ON SÉMAGLUTIDA (WEGOVY®) 

Único medicamento actualmente reembolsado, su prescripción inicial es réservée à actualmente a disposición de los profesionales y las organizaciones implicadasés en el tratamiento de la obesidad en los niveles de referencia 2 y 3, a saber : 
Un médico especialista en obesidad (nutricionista), en colaboración con otros profesionales implicados en la obesidad, especializado en "gastroenterología, endocrinología, diabetología y nutrición", 
Centros especializados en obesidad (CSO) o centros hospitalarios universitarios (CHU). 
Este medicamento se presenta en forma de solución inyectable en una pluma precargada multidosis. 
Se administra por vía subcutánea en dosis única.èsemanal (una vez a la semana). 
La dosis de mantenimiento es de 2,4 mg por semana.
Esto se consigue gradualmente aumentando la dosis en etapas sucesivas, cada una de las cuales dura 1 mes: 
  • Fase 1: 0,25 mg / semana
  • Fase 2: 0,5 mg / semana
  • Fase 3: 1 mg / semana
  • Fase 4: 1,7 mg / semana
  • Nivel 5: Dosis estándar 2,4 mg/semana 
Esta medida está destinada esencialmente a reducir la aparición de síntomas gastrointestinales. En caso de síntomas gastrointestinales significativos, es aconsejable considerar retrasar el aumento de la dosis o reducir a la dosis anterior hasta que los síntomas mejoren. 
¿Qué debo hacer si olvido una dosis? Tome la dosis olvidada si tiene menos de 5 días y reanude el tratamiento el día programado. Si olvidó tomar una dosis hace más de 5 días, no tome la dosis olvidada y reanude el tratamiento el día programado. 

 

Advertencia sobre situaciones específicas 

Pacientes con diabetes de tipo 2 Al iniciar el tratamiento con semaglutida, debe considerarse una reducción de la dosis de insulina o de secretagogos de insulina (como las sulfonamidas hipoglucemiantes) administrados concomitantemente para reducir el riesgo de hipoglucemia. 
Pacientes con insuficiencia renal No es necesario ajustar la dosis en pacientes con insuficiencia renal leve o moderada. 
La experiencia en el uso de semaglutida en pacientes con insuficiencia renal grave es limitada. 
Semaglutida no está recomendada en pacientes con enfermedad renal grave o terminal (eGFR < 30 mL/min/1,73 m2). 
Pacientes con hépatiques : No es necesario ajustar la dosis en pacientes con insuficiencia hepática leve o moderada. La experiencia con el uso de semaglutida en pacientes con insuficiencia hepática grave es limitada. 
Semaglutida no se recomienda en pacientes con insuficiencia hepática grave y debe utilizarse con precaución en pacientes con insuficiencia hepática leve a moderada. 
Población pediátrica y sujetos de edad avanzada (≥ 65 años) : No se especifica.

REFERENCIAS 

  1. Ogden C.L., Carroll M.D., Fryar C.D., Flegal K.M. Prevalencia de la obesidad entre adultos y jóvenes: Estados Unidos, 2011-2014. Resumen de los datos del NCHS. 2015 ; 219 : 1-8. [PubMed] 
  2. Organización Mundial de la Salud (OMS). Sobrepeso y obesidad. Vol 20202020. 
  3. Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Sobrepeso y obesidad: Adultos. Obesity Facts. 20212020 Vol. 
  4. Ward Z.J., Bleich S.N., Cradock A.L., Barrett J.L., Giles C.M., Flax C., Long M.W., Gortmaker S.L. N. Engl. J. Med. 2019; 381(25):2440-50. [PubMed] 
  5. Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Actualización sobre la obesidad. 2017. 
  6. Colaboradores de factores de riesgo del GBD 2017. Evaluación comparativa del riesgo global, regional y nacional de 84 riesgos conductuales, ambientales y ocupacionales, y metabólicos o grupos de riesgo para 195 países y territorios, 1990-2017: un análisis sistemático para el Estudio de la Carga Global de Enfermedad 2017. The Lancet 2018; 392(10159): 1923-94. [Artículo PMC gratuito] [PubMed] 
  7. Jayawardana R., Ranasinghe P., Sheriff M.H., Matthews D.R., Katulanda P. Waist-to-height ratio: a better anthropometric marker of diabetes and cardio-metabolic risk in South Asian adults. Diabetes Res. Clin. Pract. 2013; 99(3): 292-9. [PubMed] 
  8. Bray G.A. Consecuencias médicas de la obesidad. Journal of clinical endocrinology and metabolism 2004; 89(6): 2583-9. [PubMed] 
  9. Stein C.J., Colditz G.A. La epidemia de obesidad. The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism 2004; 89(6): 2522-5. [PubMed] 
  10. Trayhurn P., Wood I.S. Adipokines: inflammation and the pleiotropic role of white adipose tissue. Br. J. Nutrition 2004; 92(3): 347-55. [PubMed] 
  11. Silha J.V., Krsek M., Skrha J.V., Sucharda P., Nyomba B.L., Murphy L.J. Niveles plasmáticos de resistina, adiponectina y leptina en sujetos delgados y obesos: correlaciones con la resistencia a la insulina. Revista Europea de Endocrinología / Federación Europea de Sociedades de Endocrinología. 2003 ; 149(4) : 331-5. [PubMed] 
  12. Schmidt M.I., Duncan B.B. Diabesitis: an inflammatory metabolic disease. Clin. Chem. Lab. Med. 2003; 41(9): 1120-30. [PubMed] 
  13. Després J.P., Lemieux I., Prud'homme D. Tratamiento de la obesidad: la necesidad de centrarse en los pacientes obesos abdominales de alto riesgo. Br. Med. J. 2001; 322(7288): 716720 [Artículo gratuito PMC] [PubMed]. 
  14. Knowler W.C., Barrett-Connor E., Fowler S.E., Hamman R.F., Lachin J.M., Walker E.A., Nathan D.M. Diabetes Prevention Program Research G. Reducing the incidence of type 2 diabetes with lifestyle intervention or metformin. N. Engl. J. Med. 2002; 346(6): 393-403. [Artículo PMC gratuito] [PubMed]. 
  15. Foster G. El enfoque conductual para el tratamiento de la obesidad. Am. Heart J. 2006; 151(3): 625-627. [PubMed] 
  16. Jensen M.D., Ryan D.H., Apovian C.M., Ard J.D., Comuzzie A.G., Donato K.A., Hu F.B., Hubbard V.S., Jakicic J.M., Kushner R.F., Loria C.M., Millen B.E., Nonas C.A., Pi-Sunyer F.X., Stevens J., Stevens V.J., Wadden T.A., Wolfe B.M., Yanovski S.Z. 2013 AHA/ACC/TOS guideline for the management of overweight and obesity in adults: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines and The Obesity Society. Circulation 2014; 129(25) Suppl 1: 102-38. [Artículo PMC gratuito [PubMed] 
  17. Garvey W.T., Mechanick J.I., Brett E.M., Garber A.J., Hurley D.L., Jastreboff A.M., Nadolsky K., Pessah-Pollack R., Plodkowski R. Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos (AACE) y Colegio Americano de Endocrinología (ACE) Directrices integrales de práctica clínica para la atención médica de pacientes con obesidad. Práctica endocrina: revista oficial del Colegio Americano de Endocrinología y la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos 2016; 22 Suppl 3: 1-203. [PubMed] 
  18. Instituto Nacional de Salud (NIH). Guía práctica para la identificación, evaluación y tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos. Directrices del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre 2000: 1-94. 
  19. Apovian C.M., Aronne L.J., Bessesen D.H., McDonnell M.E., Murad M.H., Pagotto U., Ryan D.H., Still C.D., Endocrine S. Pharmacological Management of Obesity: An Endocrine Society Clinical Practice Guideline. Revista de endocrinología clínica y metabolismo. 2015 ; 100(2) : 342-62. [PubMed] 
  20. Korner J., Aronne L.J. La ciencia emergente de la regulación del peso corporal y su impacto en el tratamiento de la obesidad. The Journal of Clinical Investigation. 2003 ; 111(5) : 565-70. [Free article PMC] [PubMed] de orlistat como complemento de los cambios en el estilo de vida para la prevención de la diabetes de tipo 2 en pacientes obesos. Diabetes Care 2004; 27(1): 155-61. [PubMed] 
  21. Lowe M.R. Autorregulación de la ingesta energética en la prevención y el tratamiento de la obesidad: ¿es factible? Obes. Res. 2003; 11 Suppl: 44S-59S. [PubMed] 
  22. Sumithran P., Prendergast L.A., Delbridge E., Purcell K., Shulkes A., Kriketos A., Proietto J. Persistencia a largo plazo de las adaptaciones hormonales a la pérdida de peso. N. Engl. J. Med. 2011; 365(17): 1597-1604. [PubMed] 
  23. Fothergill E., Guo J., Howard L., Kerns J.C., Knuth N.D., Brychta R., Chen K.Y., Skarulis M.C., Walter M., Walter P.J., Hall K.D. Adaptación metabólica persistente 6 años después de la competición "The Biggest Loser". Obesidad (Silver Spring, Md). 2016 ; 24(8) : 1612-9. [Artículo PMC gratuito] [PubMed] 
  24. Torgerson J.S., Hauptman J., Boldrin M.N., Sjostrom L. XENical in the XENDOS (Prevention of Diabetes in Obese Subjects) study: a randomised trial of orlistat as an adjunct to lifestyle changes for the prevention of type 2 diabetes in obese patients. Diabetes Care 2004; 27(1): 155-61. [PubMed] 
  25. Apovian C.M., Aronne L., Rubino D., Still C., Wyatt H., Burns C., Kim D., Dunayevich E. Grupo C-IS. A phase 3 randomized trial of naltrexone SR/bupropion SR on weight and obesity risk factors (COR- II). Obesidad (Silver Spring, Md). 2013 ; 21(5) : 935-43. [Artículo libre PMC] [PubMed]
es_ES